domingo, 15 de noviembre de 2009

Yakuza
















Se dice que el origen de la palabra “Yakuza” está en la pronunciación de 8+9+3 en el juego de las cartas tradicionales japonesas (Hanfuda). Los Yakuza(s), la gente que inicialmente vivía tanto fuera de la ley como fuera de la estructura social, contaban con los juegos que ellos mismos organizaban con las cartas o dedos en lugares escondidos de templos, etc... Su aparición se puede remontar hasta la época de Kamakura Bakufu(1192-1333)-gobierno de samuráis.

La palabra “Yakuza” se familiarizó en el mundo como la equivalente de “Mafia” a través de las novelas y películas, recientemente del director, Kitano Takeshi. Sin embargo, Yakuza lleva en su seno una vieja y tradicional cultura identificadora, que se expresa con las palabras a veces difíciles de traducir a otras lenguas: Guiri to Ninjyo, Jingui, Guikyoshin,...(Obligaciones, trato, compasión, humanidad, ...). Es un mundo de Guiri to Ninjyo, que facilita la creación de películas con sus tantos dramas violentos y colores, dado que el mundo de Yakuza conlleva intrínsecamente una cultura de vida y muerte grotescamente intensificada y un antiguo código a respetar con que se gobierna el mundo oscuro con látigo y caramelos.

Cada cuantos años se producen unas películas de Yakuza en Japón, dado que se podrá anticipar un público suficientemente importante sin fallo, con escenas de luchas, dilemas, mucha sangre, lágrimas, colores vivos, tradiciones, fidelidades, traiciones, héroes, malos,... Las de Kitano están más centradas sobre los yakuzas inmaduros que llevan siempre algún fallo, es decir, a los yakuzas doblemente fuera de la ley (fuera y fuera del mundo de Yakuza), por eso son muy cómicas.


Yakuza, a pesar de que vive en el mundo fuera de la ley, tiene su propia cultura y vieja tradición que a veces parecen atractivas a la gente. En primer lugar, el jefe tendrá que tener una bella carrera delincuente sin igual, fuerte en peleas, valiente sin tener nada de miedo, saber intimidar, elocuente con vocabularios abundantes, ser el primero en atacar, ganar siempre, inteligente y estratega, capaz de reunir a subordinados superdotados,... en fin un orgullo o prototipo de dios para todos sus fieles. Es gracias al jefe que se mantiene su feudo de influencia (Nawabari) en que se generan los beneficios con los negocios mafiosos. En segundo lugar, los yakuzas no tienen que meterse con la población. El mundo de yakuzas se encuentra donde no hay sol, es decir, donde no llega el poder de la ley. Pero este principio ya muchas veces ha sido infringido por su agresión o chantaje a los huelguistas, los políticos, etc... En tercer lugar, a pesar de que viven fuera de la ley, tienen su propia ley muy rígida (Shikitari) que es tradicional, ceremonial, lo que crea a veces una belleza en la pantalla de las películas.


Aunque últimamente los yakuzas se confunden con grupos de gangsters, por ejemplo el último caso de asesinato del alcalde de Nagasaki (Se trataba de un compra-venta de un terreno que el ayuntamiento de Nagasaki no quería permitir a un gangster, expulsado de una banda de Yakuza por su mal comportamiento.), hay los jefes de Yakuza legendarios muy conocidos en Japón, tales como Shimizu Jirocho o Kunisada Chuji.


Shiumizu Jirocho (1820-1893):
Un yakuza legendario y famoso a través de Kodan (cuentos delante el público, Rokyoku (cuentos con la música), Shingueki (teatros), etc.... Nació en Shimizu del actual Shizuoka-ken. Fuerte, inteligente, y humanitario. Durante la revolución de Meiji, encontró a Yamaoka Tesshu, emisario del régimen, Tokugawa Bakufu, y empezó a venerarle considerándole como verdadero samurái. Yamaoka Tesshu, por su parte, tenía mucho respeto por el acto humanitario de Jirocho que había enterrado a los soldads de Tokugawa que perdieron la vida en la batalla del puerto de Shizuoka, poco antes de que Tokugawa perdiera su poder después de dos siglos y medio del gobierno. Jirocho tenía también un subordinado gracioso y fiel que se llamaba Mori no Ishimatsu que aparece en cualquier cuento tradicional. En Rokyoku (cuento con música), se solía decir sobre Ishimatsu, la famosa frase “Baka wa shinanakya Naoranai.” (Un idiota no se cura si no se muere.), puesto que tenía un temperamento rápido y violento, extremadamente gracioso, y humano. Total que la gente quería su carácter tan ingenuo.


Kunisada Chuji (1810-1851)
Hijo de una familia campesina. Actuaba en la zona sur de la montaña de Akagui de la actual región de Gunma-ken. Luchaba contra las autoridades y salvó la vida de los muchos campesinos durante la “Hambruna de Tempo”. Famoso por ser valiente, sin temor ante nada, y humanitario. Fue crucificado por las autoridades. Todavía la gente sigue teniendo respeto hacia él por todo lo que había hecho en favor de los campesinos.
Yakuza ha evolucionado y se ha transformado hasta hoy. Pero sigue viviendo fuera de la ley, teniendo un código tradicional con su estructura feudal y rígida, y manteniendo e intentando agrandar su feudo mediante luchas con otra bandas.







 Actualmente existen en Japón una veintena de grandes sindicatos de Yakuza que reagrupan a unos 41.000 miembros, de entre los cuales la mitad pertenecen al grupo, Yamaguchi Gumi, cuyo jefe es Shinobu Tsukada a partir de agosto 2005. Este último está actualmente en la cárcel por tenencia de armas, pero desde detrás de la rejas sigue mandando. El feudo de Yamagushi Gumi es principalmente la región de Kansai (Osak-Kobe-Kyoto), pero desde hacía unos años empezó la marcha hacia el este (Tokyo y más arriba), está ahora presente por todas las partes en el archipiélago.




Esta avanzada al este suscita algunas veces guerras de gangsters, como fue el caso en febrero de este año en Tokyo con el asesinato de un jefe de la banda perteneciendo al sindicato del crimen Sumiyoshi-Kai(8.000 miembros) por un asunto de territorio. Yamagushi Gumi fue fundado en 1915 en Kobe, y se hizo el sindicato más poderoso bajo la férula de su famoso padrino de la época, Kazuo Taoka.

Cada vez es más difícil distinguir entre las actividades de Yakuza y las empresas. Interviniendo hasta la Bolsa, constituyendo sus propias empresas legales, y participando en la burbuja inmobiliaria, Yakuza es cada vez más inteligente, sabe bien esconderse, y sigue manteniendo su feudo. Su imagen ya está muy lejos de las de Shiumizu Jirocho o Kunisada Chuji. Ahora poca gente aprecia las actividades de Yakuza que son en la mayoría de los caso oscuras y dudosas, y están muy de lejos de las imágenes que se ofrecen en las películas que homenajean su bello código de actuación y tradición. La gente lo considera solo como equivalente de la mafia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada